impactonews.co

Vladimir Putin - Xi Jinping1
Impacto News

Impacto News

“Los planes siniestros del oso siberiano y el dragón”: Encuentro Vladimir Putin – Xi Jinping

Hay clamor universal por evitar el inicio de una apocalíptica Tercera Guerra Mundial.

Por: Nixon Carvajal Rincón.

Los vaticinios de una inminente confrontación aumentan con el paso de las horas. Europa occidental y el mundo entero siguen con atención el desarrollo de los acontecimientos, en medio de la posible incursión armada de Rusia en suelo ucraniano.

Tras una serie de altibajos diplomáticos en los que el llamado a solucionar la tensión por la vía del diálogo, parece agotarse, el líder ruso Vladimir Putin, una vez más muestra los dientes y ordena el aumento de las tropas y todo el componente bélico, propio de su condición de súper potencia mundial.

Moscú ordenó el envío de más de 30.000 soldados a la línea divisoria con Ucrania, por el norte, contiguo a su aliado ideológico, Bielorussia, sumando hasta 130.000 hombres, reforzados con armamento sofisticado, así como avanzados sistemas de reacción y ataque, entre otros, esto, sin mencionar su inmensa capacidad aérea y naval.

De acuerdo al Secretario General de la Organización del Tratado Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, “se trata del mayor despliegue militar ruso en la zona desde el fin de la Guerra Fría”.

En medio del clamor universal por evitar el inicio de una apocalíptica Tercera Guerra Mundial, para empeorar las cosas, un nuevo actor de alto protagonismo se suma a la historia de la vida real que ya superó con creces la ficción de Hollywood: China.

La nación a la que Napoleón, en frente de la Gran Muralla, calificó como “un gigante dormido que sacudiría al mundo al despertar”, aparece en escena, complicando de por sí el oscuro panorama.

Luego que Estados Unidos, Inglaterra, la Unión Europea y las antiguas naciones de la extinta URSS, como Letonia, Lituania y Estonia, que hoy obedecen a los intereses de las naciones de occidente respondieran de la misma forma, desplegando tropas y equipo armado en el área en conflicto, el ogro de Moscú no tuvo otra que invitar a su histórico aliado asiático.

Aunque por muchos años, Rusia y China mantuvieron relaciones intermitentes, con algunas fricciones militares y algunos momentos de cooperación, lo cierto es que la nación del dragón tiene mucho que agradecer a su par del norte, por el apoyo en diversas cruzadas expansionistas.

El Kremlin acompañó militar y financieramente a Beijing en su proyecto de controlar el Mar del Sur, la desaparecida Indochina, así como naciones del sureste de Asia.

Artículo relacionado: Tensión entre Rusia y Ucrania: los sueños de guerra de Vladimir Putin

Obviamente el modus operandi de aquella “fraternidad”, de mediados de siglo XX se sostenía principalmente sobre las bases de un nada prometedor comunismo que arreciaba, dejando desolación y miseria, para ese entonces.

Con la estrepitosa caída de aquella ideología, oxidada y retrógrada, a finales de los 90, el capitalismo que tanto rechazaban, se constituyó en el eficaz reconstituyente para que las dos naciones, de forma paralela, retomaran su ambición de poder.

La llegada de multinacionales, el libre mercado y la aparición de grandes industrias, terminaron por posicionar a Rusia y China, especialmente su potencial de dominio militar.

La sociedad Rusia – China para nada supone una coalición benéfica para la humanidad. Por el contrario, detrás del abrazo entre los dos líderes, en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín, hay toda una estratagema que se ha venido fortaleciendo a la distancia.

Xi anunció a inicios de semana un total e irrestricto apoyo a la posición de su homólogo en su cruzada militar. El gigante de la raza amarilla, tras sacudirse económicamente, hace temblar al planeta, llegó la hora de devolver favores.

El oso siberiano, fiero depredador por naturaleza que simboliza el proyecto de la hegemonía rusa y el dragón, la figura mitológica del Estado chino, que inspira alegórico pavor descomunal, consolidan un perverso anhelo de acción y respuesta.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

DEJA TU COMENTARIO

error: