impactonews.co

A5240177-6A56-430E-A97B-0FF97AF9FC7E
Impacto News

Impacto News

¡Salvemos el Museo Romántico de Barranquilla!

Recorrimos el histórico lugar que se resiste a desaparecer.

Por: Xilena Robles y Sergio García

Volvimos a la mansión del Viejo Prado, la misma que alberga cientos de años de historia de Barranquilla, con el fin de dar a conocer su estado actual y sensibilizar a quienes podrían extender su mano generosa y así salvar al Museo Romántico.

Desde el año 2017, el histórico lugar se encuentra con los servicios de energía y agua suspendidos, pero en medio de su resistencia, los enormes ventanales del Museo Romántico permiten que los rayos del Sol penetren y a media luz iluminen la historia que allí se encuentra archivada.

Alfredo de la Espriella, fundador del Museo Romántico

Don Alfredo de la Espriella sigue con vida. A sus 96 años de edad disfruta del retiro, a pocas casas del Museo Romántico. Su forzoso paso al costado se dio en medio del cansancio de los años y del desasosiego al ver como el lugar que construyó con tanto esfuerzo, moría lentamente en la soledad y el olvido.

Le puede interesar: La madre Edith, la reina del Carnaval de Barranquilla que se convirtió en monja

La última vez que lo vimos fue justo en su Museo Romántico. Accedió a devolver el tiempo y a contarnos anécdotas sobre la Madre Edith, la reina del Carnaval 1950 que se convirtió en monja, especial que gracias a su valioso aporte nos mereció el Premio Nacional de Periodismo Ernesto McCausland.

En nuestro regreso al museo nos atendió Madeley Castaño de la Fundación Museo Cultural de Barranquilla, junto a Juan Insignares, miembro de un grupo de vigías que luchan por la supervivencia del icónico lugar.

Al recorrer el Museo Romántico pudimos comprobar su estado actual, con espacios recuperados y otros clausurados por el deterioro y la falta de recursos. En una heroica decisión, la Fundación decidió reabrirlo, luego de un cierre de 5 años, para que la comunidad sepa que el museo está vivo y que se resiste a desaparecer.

La historia

El 7 de abril de 1983, el historiador barranquillero Alfredo de la Espriella, con el apoyo de las hermanas Freudn, le dieron vida a un sitio donde perdura la historia de Barranquilla. Después de 39 años el Museo Romántico sigue resistiendo, en medio del olvido y de los recuerdos que encierra el icónico lugar.

Este 7 de abril, el Museo reabrió sus puertas con una agenda cultural, aprovechando la celebración de los 209 años de Barranquilla, con una exposición denominada Origen crecimiento y progreso de una ciudad anclada entre río y mar, evento desarrollado a las 3:00 de la tarde.

Hacia las 7:00 de la noche, se llevó a cabo un concierto conmemorativo para celebrar su fundación, con la presencia de la orquesta de la Cámara de Barranquilla, el primer movimiento de la Serenada para cuerdas Mi menor de Edward Elgar y el segundo movimiento del concierto para dos cellos en Sol menor de Antonio Vivaldi.

“Gracias al trabajo mancomunado con La red departamental de Museos y a su director Álvaro Martes, quien nos ha apoyado desde el inicio y con quién hemos organizado una agenda de actividades  para el mes de abril, al Archivo Histórico del Atlántico y Cimu, por medio de Juan P. Mestre, al Museo de Galapa, dirigido por Johnny Meca, logramos abrir al público, el pasado 24 de marzo, con la primera exposición, “Carnaval de antaño, la fiesta de mil colores”, que estuvo abierta al público hasta el 4 de abril”, expresó Madeley Castaño.

“Luego de esto iniciamos el montaje de la exposición “Origen crecimiento y progreso de una ciudad anclada entre rio y mar”, que estará abierta al público durante el mes de abril, de 9:00 a. m. a 4:00 p. m. Es importante agradecer a los chicos que hoy hacen parte de los vigías del Museo, a vecinos y amigos que han unido esfuerzos para hacer realidad la reapertura de este bello y emblemático lugar, y a la orquesta Cámara de Barranquilla de la fundación Rubato”, añadió.

“El museo vive”

Como un homenaje al legado de este importante espacio cultural, un grupo de vigías mantiene y lucha para que los estragos del tiempo no se terminen de llevar lo poco que queda del museo, por eso desde el pasado mes de febrero, decidieron crear un plan para seguir trabajando por su conservación.

Es así que decidieron entregarle a la ciudad un mural donde está plasmada la historia que alberga este importante sitio de Barranquilla, y así rendirle un reconocimiento, no solo a Barranquilla, sino al historiador barranquillero Alfredo de la Espriella, por haber estado “al pie del cañón” con la memoria de la ciudad.

“El mural ‘Hechos en Barranquilla‘ tiene como propósito celebrar los 39 años del museo. Hoy no contamos con las columnas de Alfredo y ya no es quien nos recibe en el museo, pero mantenemos vivo con esta obra el legado que nos ha dejado”, manifestó la vigía y arquitecta Madeley Castaño.

Campaña de donativos

Desde el 2021, este grupo de personas ha venido adelantando jornadas de limpiezas para recuperar el Museo, buscando el apoyo del pueblo barranquillero a través de colectas digitales para comprar implementos de aseo y elementos de bioseguridad, y así para poder mantenerlo en pie.

También, tienen a disposición la venta de adhesivos alusivos al museo con un valor de $1.000 para alcanzar una meta de $200 mil fondos que servirán para adquirir pintura y restablecer los rincones de la casa.

Los interesados pueden acercarse a la sede del Museo Romántico, ubicada en el carrera 54 #59-199, barrio El Prado de Barranquilla.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

DEJA TU COMENTARIO

error: