impactonews.co

Bruselas cierre-1A
Impacto News

Impacto News

Locales que han bajado el telón por la pandemia.

Por: Sergio García

La crisis por el COVID-19 sigue causando estragos, con dolor apreciamos cómo se desmoronan los sueños y los años de trabajo de grandes, medianas y pequeñas empresas.

La economía se ha ido reactivando gradualmente, pero el daño está hecho, las finanzas están golpeadas, la caja no cuadra y el bolsillo de los compradores está más roto que nunca.

Cucayo Restaurante, sede de la carrera 49C 76-224

Marcas tradicionales han ido desapareciendo, algunas sobreviven, pero en Cuidados Intensivos, con sus pulmones financieros complicados.

La falta de conciliación o de solidaridad entre arrendadores- inmobiliarias y arrendatarios, nos deja, cada vez más, una economía fracturada, una ciudad comercial cuyos avisos han sido desmontados y reemplazados por lúgubres letreros que dicen: se vende o se arrienda.

Carlos Luis Peláez, periodista y empresario de Barranquilla, creador de la cadena de almacenes de ropa urbana Voltaje, analiza la crítica situación del comercio.

“Como emprendedor me duele muchísimo el cierre de tantos negocios en Barranquilla. Siento tristeza porque nadie se pronuncia. El panorama es ver centros comerciales totalmente desolados, como si un tsunami hubiese acabado con los sueños de tanta gente que creyó en la ciudad.

Judy Hazbún Casa Atelier, carrera 52 79-249

Se despidió Judy Hazbún de su tradicional casa atelier, se acabó Bagatelle, una de las mejores panaderías de la Costa Atlántica, excelente tertuliadero.

Bagatelle, calle 85 51-107

Veo cerrar BoConcept, por lo menos, cincuenta restaurantes y bares, entre ellos dos emprendimientos ubicados en la carrera 60 con calle 68, muchas tiendas de ropa y varias barberías.

Donde Mama Restaurante, carrera 60 68-38

Ser testigo del cierre de un afamado salón de eventos cuyo conmovedor video donde se observa a los dueños quitando el letrero, le dio la vuelta al país. 

Psicológicamente, eso afecta y deja huellas que poco a poco borraremos, todo depende de nuestras ganas y la motivación por ser cada vez mejores personas y más visionarios”.

Nancy Cabrera, C.C. Parque Washington, calle 80 53-18

Benito Juárez Tex-Mex, debió cerrar su sede de la carrera 46 85-12 en Barranquilla. En sus inicios, los clientes debían hacer fila y esperar turno para ingresar.

“Acatamos el decreto presidencial de sólo atender domicilios para evitar la propagación del Covid-19.
Al no llegar a un acuerdo económico con el arrendador del local, decidimos cerrar este punto de venta, pero nos quedan 6 sedes más de Benito Juárez por sacar adelante”, expresaron sus directivos.

Publijoe, empresa que innovó en Barranquilla el concepto de tarjetas para eventos sociales, también bajó su telón por la crisis del COVID-19.

“Al igual que otros empresarios, no logramos sostener el local comercial. Es nuestro sueño, nuestra empresa, nuestra vida, pero seremos como el Ave Fénix, resurgiremos de las cenizas, con el favor de Dios”, expresó Emerson Sánchez, su fundador.

Publijoe, carrera 52 72-32

Otro ameno lugar que cerró sus puertas por la pandemia es El Bordillo y La Plazita. Muchas noches maravillosas de canto, pizza y bohemia, se vivieron allí.

Casa Cultural El Bordillo, carrera 66 59-10

“Hoy, después de 15 meses de cultura, 3 merengazos, 1 fiesta de polleras, 36 baladas y boleros, muchísimas obras de teatro y exposiciones, decimos decir “hasta luego” con los ojos aguaos.
Bajamos el telón de la “CASA CULTURAL EL BORDILLO”, que guayabo tan HP”, expresó @kikibucaro

Casa Cultural El Bordillo

Bruselas, el cierre que conmovió al país

La imagen de una pareja de esposos abrazados, desconsolados, llorando, mientras veían con profunda tristeza cómo se desmontaba el aviso de la empresa que generó sustento diario a la familia Roncallo Juliao, por más de 18 años, sensibilizó al país.

Bruselas Salón de Eventos nació en el año 2000 como una idea de negocio de Mildred Juliao Torres y Hernando Roncallo Buendía, ambos nacidos en Barranquilla.

Bruselas siempre estuvo ubicado a un costado de la avenida Olaya Herrera, más exactamente, en la carrera 46 No. 82-186, al norte de Barranquilla.

Sergio García: ¿Cómo nació Bruselas Salón de Eventos?

Hernando Roncallo: “Mi madre, creó Bruselas y tuvo mucho auge, con su muerte en el año 2014, mi padre, Roncallito, quedó solo. En ese momento, mi esposa, Vivian María Tovar, y yo, decidimos quedarnos con la administración del salón de eventos porque mis hermanas tenían sus compromisos laborales y empresariales”, expresa Hernando Roncallo, hijo de los fundadores de Bruselas.

María Eugenia Roncallo, Hernando Roncallo (Q.E.P.D) y Mildred Roncallo

“El mismo año en que falleció nuestra madre, remodelamos el salón, le invertimos más de 220 millones de pesos en adecuaciones con una proyección de 10 años para recuperar la inversión. Instalamos puertas acústicas, pisos nuevos, letrero, baños y paredes.

Lo triste de esta historia es que la propietaria del local no nos quiso apoyar ni colaborar, a sabiendas de toda la inversión hecha en su propiedad comercial. Se cambió todo, prácticamente volvimos a hacer el salón”, añade Hernando.

Mesa de postres de Bruselas Salón de Eeventos

“En diciembre del año pasado, hicimos una nueva remodelación, cambiamos los aires acondicionados e hicimos otra inversión por el orden de los 35 millones de pesos pensando en que el 2020 iba a ser un buen año, nunca nos imaginamos que íbamos a tener esta pandemia por el Coronavirus”.

La deuda sigue corriendo

SG: ¿Cuánto pagaban de arriendo?

HR: “Pagábamos 6 millones de pesos mensuales, en 19 años nunca incumplimos con el pago del canon. Sinceramente, a la propietaria del local le ha faltado solidaridad, los dueños nunca se ponen en el lugar de uno, un cliente que ha convivido dos décadas pagando arriendo puntual, merece un mejor trato en tiempos de crisis. 

Falta darle la mano al prójimo, no entendemos cómo prefieren ver el local desocupado y sin producir un sólo peso. También ha faltado un decreto presidencial que nos cobije a los arrendadores, como sí ha ocurrido en otros países.

Antes del cierre definitivo, teníamos la esperanza de salir adelante en medio de la pandemia, empezamos a vender almuerzos diarios a domicilio, a ofrecer la paella de Roncallito, los domingos, esperamos con ansías el día de la madre para intentar recuperar algo de todo lo perdido, pero con domicilios solamente no podíamos sobrevivir, los ingresos no eran suficientes para cumplir con el pago de todos los meses de arriendo adeudados.

Apenas empezó la cuarentena, le pasamos una carta a la propietaria del local de Bruselas para que se pusiera la mano en el corazón y saber de qué manera podría colaborarnos. La respuesta que recibimos de parte del administrador de sus bienes es que no podían darnos ningún tipo de descuento, que devolviéramos la propiedad, que no había forma alguna de conciliar, algo así como: entreguen y váyanse”. 

Foto: Facebook

La carta de conciliación la enviamos en marzo de 2020, el contrato se vence en octubre, nos están cobrando 35 millones de pesos por los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto. Le han enviado cartas a los codeudores del contrato, propusimos cancelar el 50% de la deuda total pero ellos exigen mínimo el 70%”.

El 2020 ha sido un año triste para la familia Roncallo Juliao; el 21 de junio, falleció Hernando Roncallo Buendía, el patriarca de la familia y en julio se vieron obligados a cerrar Bruselas de forma definitiva. 

Por lo pronto, los Roncallo siguen ofreciendo sus servicios a domicilio que incluyen decoraciones, buffets, comidas y la tradicional Paella de Roncallito, emprendimiento que podemos apoyar haciendo pedidos al celular: 3135291637

Con el siguiente video, Hernando Roncallo Juliao y Vivian Tovar, agradecen a todas las personas que ayudaron a escribir las páginas de oro de una historia llamada Bruselas Salón de Eventos. 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

DEJA TU COMENTARIO

error: