impactonews.co

Homicidio de joven en La Chinita
Impacto News

Impacto News

“Llegó corriendo, me abrazó y murió en mis brazos”: madre de joven asesinado en La Chinita

La víctima intentó buscar ayuda, le cerraron las puertas y el agresor lo volvió a herir.

Luis Alberto Armenta Gutiérrez, de 21 años, perdió la vida alrededor de las 2:20 p. m. del lunes 20 de junio luego de ser apuñalado por un sujeto en el barrio La Chinita, al suroriente de Barranquilla.

Con un dolor indescriptible, su madre Luzmery Gutiérrez le contó al reportero Alexander Ojito lo que conoce del hecho en el cual apuñalaron a su hijo, quien terminó muriendo en sus brazos justo cuando ella salía de su vivienda a ver qué sucedía.

“Él estaba a la vuelta y la gente gritaba y me llamaba, él venía corriendo y cuando él vio que yo salí abrió los brazos y trató de decirme: ‘Ma, ayúdame‘, pero no pudo, él aguantaba y se me iba para los lados. Yo le decía: ‘Papi, ¿qué te pasó? ¿Qué te hicieron Luis?’ y le agarré la cabeza para verlo, ahí fue cuando vi que volteó los ojos, se me desmayó y murió en mis brazos“.

Luzmery Gutiérrez pide justicia por el homicidio de su hijo

De acuerdo con los testimonios de habitantes del sector, Luis Alberto tuvo un altercado con un vecino, se agredieron físicamente y el otro sujeto lo apuñaló. Aunque el hoy occiso intentó buscar ayuda, le cerraron las puertas y el agresor lo volvió a herir con el arma blanca.

“Cuentan los vecinos que ellos pelearon en la cancha, tuvieron una discusión, se dieron trompá y mi hijo le ganó la pelea, él como que bajó a la casa a buscar el arma, entonces mi hijo cuando iba para la casa con sus auriculares como que vio las intenciones; el bandido lo cogió y lo apuñaló, cuando lo apuñaló mi hijo salió a meterse en una casa y le cerraron las puertas, mi hijo le dijo: ‘Ey ya, ¿qué te pasa cole?’, y el otro le dio la puñalada y me lo mató”.

El joven estaba realizando las prácticas para terminar sus estudios como operador de montacargas y trabajaba como cotero en la Vía 40 desde hace varios meses.

No tiene perdón de Dios, ese hombre no tiene perdón de Dios, no sabe el daño que me ha hecho, me arrebató a mi niño, le arrebató sus sueños, muchos sueños a mi niño. El sueño de él era trabajar y terminar lo que estudiaba”, expresó la mujer.

En los últimos días de su vida, Armenta Gutiérrez, quien era el mayor de tres hermanos, fue más cariñoso de lo habitual con su progenitora. Así lo contó ella:

“Yo me acostaba todas las noches en su cama a esperarlo, él salia de noche, se sentaba en la esquina, en la otra esquina y yo lo esperaba, cuando él llegaba me llamaba, me abrazaba, me daba un beso y me decía: ‘Vieja te amo’, nunca me decía te amo y últimamente me decía: ‘Vieja te amo, mami te amo, eres la mejor mamá del mundo’“.

Informe: Alexander Ojito – El Ojo de la Calle

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

DEJA TU COMENTARIO

error: