impactonews.co

GP62TGCX7RCWZPZ2X7QPQU26ZM
Impacto News

Impacto News

‘La Causa’: documental que muestra lo que pasa en las cárceles de Venezuela

Andrés Figueredo, cineasta venezolano, cuenta cómo fueron los once años de su proyecto, en los que realizó cientos de visitas a once centros penitenciarios del país, permitiéndole recolectar más de 400 horas de material para desarrollar el cortometraje que se estrenó en plataformas digitales.

Figueredo es cineasta, economista y empresario venezolano de 29 años. Apasionado por el cine, y en el contexto de un país golpeado por la delincuencia y la violencia, con apenas 17 años se interesó en una temática: las cárceles venezolanas. Tema que aborda el documental “La Causa”, que se estrenó en plataformas digitales como iTunes, Amazon, Vimeo on Demand y Google Play.

Su primera visita a un centro penitenciario fue once años atrás, a la cárcel de El Rodeo, ubicada a las afueras de Caracas: “Fue tan impactante lo que vi: un indígena wayúu que se estaba muriendo de hambre por haberse robado un reloj y pasó nueve meses con tuberculosis, vomitando comida. Me hice la promesa de enseñarle a Venezuela y al mundo lo que estaba pasando en las cárceles, que son controladas por los propios presos, y las condiciones infrahumanas en las que vivían ahí”, expresó el cineasta.

El proceso no fue nada sencillo. En los primeros tres años, siempre con el temor latente por el mundo que estaba explorando, logró generar una relación de confianza con los “pranes”, los jefes de las bandas que operan en las cárceles. Eso le permitió tener acceso a lugares y situaciones que casi nadie puede. “Los pranes eran los que me daban acceso. Ellos quieren enseñar su realidad, de dónde vienen, y también denunciar. Son tantas las entrevistas que hice, y las personas que conocí, que tienes todas las gamas de respuestas y personalidades”.

También fue testigo directo de la connivencia que existe entre las fuerzas de seguridad venezolana y los presos. “Las armas antes estaban en manos de la policía en contra del hampa, y ahora en manos del hampa en contra de la policía, y son los mismos policías los que se las venden, y la misma Guardia Nacional la que las pasa para adentro”.

Durante estos años pasó por diversos estados de ánimo, como consecuencia de la cruda realidad que observaba en cada visita. En esos momentos de estrés, nerviosismo, y pesadillas, decidía tomarse un poco de tiempo para oxigenarse y volver a encarar el proyecto.

Lo peor que atravesó, sin dudas, fue en 2011 cuando fue víctima de un secuestro exprés en Caracas. Pero a pesar de todo esto, Figueredo siguió adelante porque se involucró “humanamente” no sólo con el documental, sino con los propios protagonistas del mismo: “La manera en que las cosas cambian es cuando la gente las ve; yo creo que ese es uno de los poderes que tiene este documental, o los documentales generales, que cuando uno cuenta historias puedes motivar mucho más a la gente a tomar acción. No nos movemos por números, sino por historias”.

Con ese espíritu de ayudar e involucrarse, llegó a crear un estudio de música dentro de la Penitenciaría General de Venezuela, y un grupo de Hip Hop llamado “Free Convict”, integrado por presos.

“Obviamente estamos en un país en el que hay ciertas personas en las instituciones que no les gusta que la gente hable la verdad. Y esta es una verdad innegable que yo viví. Yo no estoy haciendo un montaje. Son más de diez años de evidencias documentadas. El peligro es ese: cuando le hablas la verdad al poder, y el poder no asume culpa, no ve las fallas que pueden tener, a veces reaccionan de manera bastante agresiva, obviamente eso genera miedo. Conozco casos de personas que no debían estar presas, y lo están, o personas que deberían estar presas y no lo están. Entonces sin dudas genera miedo, pero al miedo hay que vencerlo, y hay que luchar, porque si queremos recuperar el país, que nuestra gente regrese, y que nuestra sociedad se transforme, no podemos dejar que el miedo gane. Eso es parte de quien yo soy, de mi misión. El miedo también estaba cuando ingresaba a las cárceles. Pero mi campo es la lucha social, tratar de mejorar las condiciones de vida de Venezuela, y de mis hermanos, de mi gente cercana”, añadió Figueredo.

Tomado de: Infobae

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

DEJA TU COMENTARIO

error: