impactonews.co

IMG-20240507-WA0148
Impacto News

Impacto News

Junior pudo ganarle a Universitario, aunque el empate no es despreciable

El Tiburón pasará rápido esta página para pensar en la Liga, en la que jugará este sábado ante Bucaramanga como visitante.

Por: Iván Peña Ropaín.

Junior de Barranquilla, que fácilmente pudo haberse adjudicado la victoria, se trae un empate a uno de Perú y una unidad que lo lleva a sumar 6, manteniéndose parcialmente líder en su Grupo D de la Copa Libertadores, aguardando ahora para seguir ahí por un resultado favorable en el juego de este miércoles entre Botafogo y Liga de Quito. La noche del martes 7 de mayo, el Consentido de Curramba la Bella igualó con Universitario en el duelo por la fecha 4 de esta fase de grupos.

En el terreno de juego del estadio Monumental de la U Marathon, el estratega Arturo Reyes paró a un equipo que contó con una sola novedad y a la que nadie atinaba entre sus especulaciones, esta en la zona de laterales, Edwin Herrera por Walmer Pacheco. El equipo inicialista fue:

En el arco Santiago Mele; en la defensa Gabriel Fuentes, Herrera, Jermein Peña y Emanuel “Turro” Olivera; en zona de recuperación Didier Moreno y Víctor Cantillo; en medio-ofensivo Yimmy Chará, Bryan Castrillón y José Enamorado; y adelante Carlos Bacca.

Desde el primer minuto, tras el pitazo inicial del referí venezolano Alexis Herrera, se vio la intencionalidad del Crema por marcarle prontamente a un Tiburón que empezó dibujando en el campo el ser cauteloso.

Pero fue el elenco colombiano el primero que puso la emoción, tempranera y no en un ataque con riesgo, sino a través de un golazo de Bryan Castrillón, jugador que, sin duda, se ganó su aparición en el primer equipo para este partido como causal del gran cotejo que tuvo ante Millonarios por los cuadrangulares semifinales de la Liga colombiana, el sábado anterior en el Metropolitano.

El tanto nació al minuto 5, luego de un córner suscitado en un previo laboratorio de tiro libre, cobrando Chará al centro del área para Enamorado y este pateando de una al arco defendido por el uruguayo Sebastián Britos, pero la bola dio en un defensor rival y se fue a la esquina. Desde ahí cobró el volante soledeño y cabeceó Moreno incómodo por la marca y con destino a fuera del área, pero quedándole en solitario y cerca de la medialuna a Castrillón, quien sin estorbo alguno desenfundó un derechazo inatajable al ángulo, y a gritarse el uno a cero parcial.

Ante el tanto temprano, el cuadro limeño se vio maniatado, mientras que el costeño decidió salir a jugarle con las líneas un poco más arriba, pero luego se reguló para jugar con la urgida necesidad de su rival, urdiendo mejor la contra.

Ello le dio brío a Universitario para que se despertara y lo metiera atrás, comenzando a generar opciones de paridad, un par de ellas contenidas sin inconvenientes por el “charrúa” Mele, siempre seguro.

Al dejarse imponer la actitud los dirigidos por Arturo-III, sumándose a ello las imprecisiones en los pases a la hora de salir de las primeras líneas, se debía estar concentrado en defensa al 1000%, empero se le dio un margen al émulo y este lastimó.

Marcando el cronómetro del árbitro Herrera los 24′, en una gran jugada individual de Andy Polo llevándose en diagonal por sector izquierdo del Junior a Cantillo con un bonito túnel y luego penetrando el área y dejando regado a Fuentes, quien quiso hacer la cobertura pero no pudo contenerlo, el de la U pateó fuerte al arco con dirección desviada.

No obstante, en el área pequeña se encontraba Edison “Orejita” Flores, quien solo “tuvo que poner su pie como banda de billar” para que la esférica tomara rumbo a la cueva de Mele, que se arrojó pero no la pudo interceptar, observándose una gran desatención tanto de Peña como de Olivera, ya que ninguno de los dos referenció al anotador del uno a uno, ese que a la postre decretaría el final de este choque.

Con la igualdad pintada en el tablero del U Marathon, el duelo se abrió para ambos equipos, aunque el dueño de casa, de forma desordenada, era el que buscaba más, mientras que a raíz de la errata que le costó el empate, Junior laboraba por reorganizar su zaga defensiva para no ver el segundo en su cueva.

En medio de las sensaciones de que ya no habrían más emociones y corriendo el partido por las postrimerías de la etapa inicial, el Rojiblanco tuvo dos claras para anotar el segundo e irse a las duchas arriba en el score:

  • Al 45+1′, en un tiro de esquina en contra Chará rechazó la redonda y le quedó a un adversario, quien no pudo pararla y en el rebote le cayó a Bacca, poniendo este un pase largo que propició una contra de tres “tiburones” contra un defensa, trasnportando Castrillón la pelota por su siniestra y cruzando a Fuentes, mientras Enamorado arrastraba la marca del único óbice. Sin embargo, el lateral zurdo la recepcionó mal y la perdió con un defensa que llegó a reforzar, dañándose el prometedor ataque.
  • Luego, en un buen pase ‘bombeado’ de Enamorado a las 16 con 50 del peruano, a pocos segundos de cumplirse la adición, Bacca no la pudo parar correctamente y se le quedó atrasada la ‘pecosa’, ganándole Britos la esférica al final y acabando todo ahí.

¡A Reyes le faltó ambición!

La segunda parte de este compromiso por la cuarta jornada del Grupo D en la “gloria eterna” no fue mirífico, ni en su fútbol ni en sus chances de gol.

Más bien cayó en un juego atropellado e intentando ambos bandos mirar por dónde ingresar para hacerle daño al otro, no tanto porque hubiese un férreo sistema defensivo que los bloqueara, sino por la carencia de ideas y efectividad que se posaron tanto en el anfitrión como en el forastero.

Pero claramente Junior pudo haber hecho más en ese segundo periodo, pudo alzarse con el triunfo, pero la falta de ambición de su entrenador lo inhibió.

Empezando tal percepción por el primer cambio efectuado, este al 68′, metiendo a Homer Martínez por José Enamorado, evidentemente pensando con mucho juego por delante en el punto que le concedería el empate. Y como era lógico, al sacrificar al más explosivo y al de mejor rentabilidad colectiva e individual, el de la Arenosa extravió su horizonte a la hora de embestir.

Con el juego hundiéndose en escaramuzas de lado y lado, sin sustos para Mele o Britos, las modificaciones que luego efectuó el timonel samario y que fueron más de corte ofensivo, tampoco produjeron ninguna alteración positiva para su club.

Puso en cancha, al minuto 75, a Marco Pérez, que ingresó como asustado e inexperto a la hora de parar una bola, por Bacca, y a un tibio Léider Berrío por Castrillón, que no jugó mal, pero tras su diana lució intermitente. Pisando el 80′, dio juego a un defensa central como Brayan Ceballos por Chará, que si bien ya estaba agotado y poco aportaba, era cortar en definitiva cualquier otro ánimo de ir hacia adelante.

Transcurriendo el duelo no fue más la cosa en la capital peruana, dejando momentáneamente a Junior de Barranquilla puntero en el D con 6 puntos y diferencia de gol (DG) de 2 y a Universitario de Deportes segundo con 5 y DG de -1.

Para que el Tiburón siga siendo líder, Botafogo y Liga Universitaria de Quito de Ecuador deberán empatar en Brasil, este miércoles (7:30 p. m.), porque si gana el segundo citado, hará 7, ya que en estos momentos tiene 4, y si sale ganador el primer mencionado, que no lo haga por más de tres goles; de todas formas, si lo bajan del primer puesto, quedará segundo en su cuadrangular al final de esta jornada.

Su próxima salida en el torneo de clubes más importante de Sudamérica será por la penúltima fecha (5) de la fase de grupos frente al elenco ecuatoriano, nuevamente como visitante, el martes 14 de mayo, a las 5:00 p. m.

Ahora, Junior de Barranquilla pasa la página del torneo Conmebol para ponerse a pensar en la Liga colombiana, en la que enfrentará a Bucaramanga como visitante por la fecha 2 de su cuadrangular A, este sábado, a las 5:15 p. m.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

DEJA TU COMENTARIO

error: