impactonews.co

Oscar Mejia Voceador de prensa
Impacto News

Impacto News

El reencuentro con Óscar Mejía: voceador de prensa rescatado milagrosamente de un arroyo

“A veces espero que mi familia llegue a visitarme al Asilo San José, pero nada, debe ser que están ocupados”.

Por: Carlos Peláez Pérez 

Durante cincuenta años, Óscar Oswaldo Mejia vendió periódicos por las calles de Barranquilla. El 6 de noviembre de 2016, su nombre fue noticia de primera plana en la prensa local y nacional, al sobrevivir de forma milagrosa al caudaloso arroyo de la Felicidad en Barranquilla

Día en que fue rescatado del arroyo la Felicidad

Con su pierna derecha amputada, intentó rescatar del arroyo a su mascota, siendo arrastrado por la corriente por unas seis cuadras. Óscar Oswaldo logró ser rescatado, aquella noche lloró como un niño en el Hospital de Barranquilla por las contusiones recibidas y porque “Principe”, su  perro fiel, nunca apareció.

Su prótesis terminó en el río Magdalena. ¡Que tragedia!

Nos reencontramos con Óscar Oswaldo Mejia, hoy tiene 81 años de edad. Aunque no tiene dentadura y le falta una de sus piernas, dice ser el hombre más feliz del planeta. 

No alcanza los 1.60 metros de estatura, sonríe a carcajadas, baila con sus muletas y lo mejor, recuerda con emoción cuando recorría las calles de la Arenosa vendiendo El Heraldo, La Libertad y El Diario del Caribe. Cuando eran las 4:00 de la tarde, salía a vender El Nacional con los titulares de las noticias judiciales del día. 

Sentado en una silla del Asilo Granja San José,  donde vive y lo tratan como un rey, Óscar Oswaldo recuerda con emoción que nació en el barrio Rebolo, que caminó, paseó y bailó por la “Gota de Leche” y que tuvo más de una novia en Carrizal. Además reconoce que imita a la perfección la voz de Alci Acosta y que un bolero lo transporta.

Dice que la Barranquilla de antes era mejor que la de ahora. “Todos en mecedora en la puerta de la casa hablando o jugando bola ‘e trapo  y los domingos para el Romelio Martínez, a gozar, viendo los golazos del Junior”, expresa. 

Moviendo con fuerza la “mocha”, como llama con cariño a su pierna derecha, recuerda aquellos años maravillosos comiendo ‘raspao’ para el calor y caminando por la calle 72 hasta llegar a casa.

Habla con desparpajo del Carnaval de Barranquilla, de la Casita de Paja y de La Cien y nos sorprende cuando saca de su mente lúcida, valiosos recuerdos convertidos en tesoros,  para advertirnos que vive feliz rodeado de tantos amigos en el Asilo Granja San José y que por nada del mundo se iría de allí. “Es mi casa, es mi hogar”, agrega.

Con respecto a su familia dice que perdió contacto con ellos desde hace dos años, antes de la pandemia.  “A veces espero que lleguen a visitarme, pero nada, debe ser que están ocupados”, expresa, mientras refleja un halo de tristeza en su rostro. Pero vuelve, se entona y suelta un grito diciendo que el día que más periódicos vendió fue el 12 de junio de 1992, con la publicación de la muerte de Rafael Orozco y el dia del Extra de las Torres Gemelas.

Oscar Oswaldo Mejia es uno de los 90 abuelitos que alberga el Asilo Granja San José de las Hermanitas de San Pedro Claver, todos entre 70 y 98 años de edad, donde son cuidados de forma extraordinaria por enfermeras, médicos, nutricionistas y recreacionistas.

Allí, los abuelitos viven entre hermosos jardines y se quieren mutuamente. La mayoría han sido olvidados por sus seres queridos, otros, simplemente no tienen familia.

En este mes de junio, cuando se celebra el Día del Padre, ellos no recibirán abrazos ni besos ni regalos de sus familias, pero sí el cariño de sus compañeros y el respaldo de las hermanitas del asilo.

Mientras tanto, en una fresca habitación, Oscar nos sigue deleitando con sus anécdotas, entre gritos y música. El legendario voceador de prensa reconoce que lo suyo fue un milagro por partida doble: por su rescate y por su llegada al Asilo San José. 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

DEJA TU COMENTARIO

error: