impactonews.co

Libardo Parra1
Impacto News

Impacto News

Detalles del crimen de Libardo Parra, asesinado en una Olímpica

Libardo de Jesús Parra González, más conocido como ‘El Flaco’, oriundo de La Guajira y residenciado desde hace décadas en Barranquilla, fue asesinado la noche del miércoles mientras pagaba en la caja de una supertienda Olímpica, ubicada en la calle 82 con carrera 53, al norte de Barranquilla.

Desde niño, una de las pasiones de ‘El Flaco’ era salir a mercar en familia, tradición heredada de su padre. Al momento del atentado, Libardo Parra se encontraba en compañía de una de sus hijas, de varios familiares y de por lo menos, 5 escoltas de confianza, encargados de su seguridad personal.

Justo cuando Libardo Parra se encontraba en la caja pagando sus compras, un sicario se le acercó y le disparó en repetidas ocasiones en la cabeza. La ráfaga de disparos impactó a la cajera que atendía a Parra, identificada como Katherine Martínez Sarmiento, quien fue traslada a la clínica Bonnadona; por la gravedad del impacto de bala recibido en el abdomen, la trabajadora fue operada y se encuentra internada en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Libardo Parra, malherido, fue trasladado a la Clínica del Caribe donde llegó sin signos vitales.

Testigos afirmaron que el autor material del homicidio y sus cómplices huyeron a bordo de un vehículo marca Spark GT.

“A ‘El Flaco’ lo marcaron”

Las autoridades iniciaron la investigación para esclarecer el crimen de Libardo Parra y dar con los responsables de su homicidio. Allegados afirmaron que mientras ‘El Flaco’ hacía compras en la Olímpica, alguien se acercó a saludarlo; “allí lo marcaron“, expresó.

El sicario entró a la supertienda, recorrió los estantes y aprovechó que los escoltas estaban entretenidos cargando las bolsas de compra y trasladándolas a una camioneta de alta gama, blindada. “Ni ‘El Mono’, ni ‘El Viejito’, pudieron hacer nada para protegerlo, todo fue en cuestión de segundos”, relató una fuente a Impacto News. “A Libardo le debían mucho dinero, tenía meses cobrando unas deudas viejas”, añadió.

Los antecedentes penales de Libardo Parra indican que luego de ser el jefe de seguridad de Alberto Orlandez Gamboa, alias ‘El Caracol‘, lideró una banda dedicada al narcotráfico.

Por esta actividad ilícita, la Fiscalía había emitido una orden de captura contra Libardo Parra con fines de extradición a los Estados Unidos. Por varios años, ‘El Flaco’ emigró hacia Venezuela; tiempo después fue capturado por la policía de Maracaibo, extraditado a Colombia y puesto a disposición de las autoridades.

El proceso de extradición tardó unos 3 años, tiempo en el que Libardo Parra permaneció privado de la libertad en la ciudad de Bogotá. Luego fue extraditado a los Estados Unidos donde pagó una condena de por lo menos 10 años.

Hace unos 8 años, ‘El Flaco’ regresó a Colombia deportado de los EE.UU y fijó su residencia en Barranquilla.

Operación Marejada

El 5 de agosto del año 2000, el diario El Tiempo publicó los pormenores de una de los operativos más certeros dados al narcotráfico del Caribe colombiano. Los vínculos de Libardo Parra con ‘El Caracol’, excapo del Cartel de la Costa, salieron a relucir con su captura y la de 31 personas más.

En efecto, 756 días después del arresto de Orlandez Gamboa en Barranquilla, más de medio millar de hombres de la Fiscalía, la Procuraduría, la DEA y fuerzas especiales de la Dijín penetraron a 40 viviendas en zonas residenciales de Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Montería, en la Costa norte, y Ocaña, en Santander. Resultado: 31 capturas en un tiempo récord: 30 minutos.

Tras el arresto de El Caracol , recluido desde 1998 en la Picota de Bogotá con fines de extradición, los sindicados de pertenecer a su organización delictiva quedaron bajo la lupa de las autoridades. Los aprehendidos, en su mayoría parientes, se encontraban al mando de Libardo de Jesús Parra González, El Flaco .

Parra, según fuentes de antinarcóticos, era en 1998 jefe de seguridad de Orlandez. Para la captura de El Flaco aviones de la DEA suministraron información de su mansión en Santa Marta. Los agentes especiales que irrumpieron en su casa de veraneo en la capital del Magdalena sabían que en las madrugadas al menos una de las ventanas donde el capo se reunía con los otros miembros del cartel, permanecía abierta.

Uno de los efectivos que penetró cuenta que Parra controlaba, desde su habitación, la seguridad de la casa. Además de dos guardaespaldas que permanecían las 24 horas del día con él, vigilaba el entorno de la vivienda con cámaras estratégicamente ubicadas. También estaba equipada de sensores que detectaban la presencia de extraños. Los detectores y las cámaras fueron neutralizados por los cuerpos de asalto.

Llegan los turistas Quince días antes del operativo final que dio con la captura de los 32 integrantes del desvertebrado cartel, las autoridades ubicaron a todos los integrantes de la organización. El lunes pasado las unidades se pusieron en alerta: detectaron mucho movimiento hacia la casa de Parra en Santa Marta. Repartían la plata de un cargamento de droga que lograron coronar , comenta otro agente que participó en la redada.

En la víspera del golpe el director de la Policía, general Luis Ernesto Gilibert, fue hasta Palacio y les informó al presidente Pastrana y al fiscal Alfonso Gómez Méndez los pormenores del operativo.

En la tarde de ese mismo día, medio millar de personas entre funcionarios de la Dijín, agentes especiales, fiscales de la Unidad de Narcotráfico e Interdicción Marítima de la Fiscalía y personal de la Procuraduría partió hacia la capital de Bolívar en diez aeronaves de la DEA y del Servicio Aéreo de la Policía.

Llegamos a Cartagena como turistas y nos repartimos en varios hoteles de la ciudad , cuenta el agente. A esa altura del operativo, ninguno de los que participaron en él sabía exactamente qué iban a hacer y a dónde.

A la una de la madrugada los levantaron. Ocho buses en caravana salieron hacia Barranquilla, ciudad donde se realizaron 31 de los 40 allanamientos. De la Escuela de Formación de la Policía Atlántico, a donde llegaron, salieron de nuevo a las 4 a.m. Media hora después reportaban el éxito de la misión.

El mismo operativo se realizó en Santa Marta, Cartagena, Montería y Ocaña. No se gastó una bala: los integrantes del cartel dormían profundamente cuando los efectivos antinarcóticos llegaron hasta sus viviendas.

Al mediodía del jueves, la Policía Atlántico detendría a Sir Rodríguez Guerrero, con quien se completaron 32 capturas. Rodríguez, a pesar de ser propietario de tres vehículos, se movilizaba en transporte público.

Susto a 30 mil pies Todos los arrestados, excepto los de Ocaña que fueron trasladados de inmediato a Bogotá, se reunieron en Barranquilla para ser transportados en la noche en aviones de la Policía a la capital del país.

Lo más triste de todo dice el agente especial- fue ver a Zulma Musso Torres, la esposa de Parra González, en pijama y con un bebé de apenas 33 días de nacido . La mujer fue traslada a un hospital de Barranquilla donde recibió atención médica, para luego ser llevada, con su bebé, a la cárcel de mujeres. Por ahora permanecerá allá.

En la casa de los Parra Musso, las autoridades encontraron, además de armas y municiones, joyas avaluadas en más de 300 millones de pesos. Había muchas extravagancias. Encontramos alhajas con formas de culebras e incrustaciones de diamante , comenta el agente especial antinarcóticos.

Cómo operaban? Según los organismos de seguridad que durante año y medio rastrearon las llamadas y movimientos de sus integrantes, movilizaban 30 toneladas mensuales de alcaloides vía marítima (ver gráfico). Barranquilla era el centro de acopio. En lanchas rápidas sacaban la droga a islas del Caribe para de ahí, vía aérea, transportarla a los mercados de E.U., México y Europa.

Un oficial que ha seguido de cerca los últimos operativos contra los barones de la droga en el país, dice que este cartel, rezago del conformado por El Caracol , se diferencia de los demás por dos cosas. Uno, los integrantes, en su mayoría, eran de una misma familia. Y dos, sub contrataban las diferentes etapas para la elaboración, transporte y comercialización de los alcaloides.

Paradójicamente, el mayor susto de los 29 detenidos reunidos en Barranquilla para su traslado a Bogotá no fue durante el operativo que dio con su captura, sino en el vuelo que salió a las 6 de la tarde de la capital del Atlántico con destino la capital del país.

Fue tal la turbulencia llegando al aeropuerto Eldorado, que el avión de la Policía tuvo que ser desviado a Mariquita con los 29 retenidos. Finalmente, y después de la gritería de los procesados, llegaron a Bogotá a la 9:30 de la noche del miércoles. Ninguno de los capturados es requerido por E.U., pero serán claves en el juicio a Orlandez Gamboa.

Estructura del cartel Libardo de Jesús Parra González, El Flaco ,y su esposa Zulma Musso Torres asumieron en 1998, tras la captura de El Caracol , el liderazgo del cartel. Tenían contactos en Jamaica y E.U. Eran los que pagaban.

Abdalá Yaralá Suárez tenía como misión introducir los dólares procedentes de las ventas de droga realizadas en Estados Unidos.

Jairo Darío Altamiranda y Sir Rodríguez se encargaban de adquirir la droga en Ocaña (Santander). Según las autoridades se la compraban a Hugo Tamayo Ortega y José Solano Amaya.

Lúmar Alonso Parra otro de los encargados de recoger la droga. El último cargamento en caerse fue en Italia. Era de su propiedad.

Lesman Edgardo Parra cumplía las veces de cobrador. En el momento de su aprehensión tenía otra orden de captura por extorsión.

Angel Darío Palomino, propietario de una casa de cambios en Barranquilla. Según las autoridades, lavaba los dólares del cartel.

Edelman Margfoy Margfoy otro de los contactos del cartel de la Costa para lavar dólares en casas de cambio de Medellín y Cali.

Jorge Bernal Jaramillo era una especie de registraduría ambulante: falsificaba cualquier clase de documentos a los integrantes de la banda.

Los 32 capturados Barranquilla (Atlántico). Lesman Edgardo Parra, Lúmar Alonso Parra, Abdalá Yaralá Suárez, Jairo Darío Altamiranda Ponce, Flory Sofía González Rodríguez, Diana Luz Yinas de la Hoz, Luz Stella Pinilla, Luz Marina Parra, Francisco Miguel Parra González, Carlos Enrique Hincapié Ochoa, Sonia del Socorro Barandica, Luis Fernando Bermúdez Rivera, Emiro Rafael Durán, Orlando Corredor Gómez, Angel Darío Palomino, Emiro de Jesús Parra González, Edelman Margfoy Margfoy, Gabriel Zapata Mantilla, Elizabeth Jiménez Rosado, Aurita Cure de la Espriella, Eliécer Núñez Mojica, Rosario Isabel de la Ossa de la Hoz , Rafael Alfonso Daza Pérez y Sir Rodríguez (este último cayó al medio día del jueves). Montería (Córdoba). Alfredo Bernardo Vélez Bechara, Yamine Parra González y Candelaria Vélez Bechara. Ocaña (Santander). Hugo Tamayo Ortega y José Solano Amaya. Cartagena (Bolívar). Jorge Bernal Jaramillo. Santa Marta (Magdalena). Libardo de Jesús Parra González y Zulma Musso Torres.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

DEJA TU COMENTARIO

error: