impactonews.co

Lola Salcedo-4
Impacto News

Impacto News

Chao, Lola: el último adiós a una maravillosa periodista

La muerte de Lola Salcedo no puede convertirse en una estadística más.

Por: Sergio García.

Aún no sabemos a ciencia cierta la causa de fallecimiento de la aguerrida periodista Dolores Salcedo Castañeda, más conocida como Lola Salcedo. Según información preliminar, Lola habría tomado la fatal decisión de acabar con su vida, el pasado 3 de enero, en una vivienda de Pradomar, en Puerto Colombia, hipótesis que varios colegas nos resistimos a creer.

Lola era una mujer sin tapujos a la hora de opinar, era certera y activista en la red social Twitter. Su penúltimo mensaje, publicado el día 30 de diciembre a las 8:10 de la noche, podría resultar premonitorio si se llegara a comprobar el suicidio:

“Para más INRI , acabo este 2020 con tremenda moqueadera, encerrada en mi cuarto y deseando despertar mañana en otro planeta, otro plano espiritual, otra civilización: atenderán mi sueño allá arriba. ¿Dónde deciden los destinos del hombre cuando duerme?”.

Lola Salcedo fue pionera del periodismo en Barranquilla, incluso, antes que la Universidad Autónoma del Caribe egresara su primera promoción de Comunicadores Sociales. Trabajó en El Heraldo como ‘freelance’ en los años 70’s y luego asumió durante varios años cargos importantes en el Diario del Caribe.

Lola regresó a El Heraldo como columnista estrella. A diferencia de sus colegas, recibía honorarios por sus escritos semanales. A mediados del año 2018, el periódico tomó la decisión de prescindir de sus servicios, noticia que la afectó muchísimo y cuyo dolor se vio reflejado en la crudeza de sus tuits.

Allí, en El Heraldo, Lola escribió una de las más duras reflexiones sobre la eutanasia:

“Morir dignamente significa a mi entender poder irse cuando se siente que ya está de más, o cuando la enfermedad lo aniquila y sabe que no hay vuelta atrás – aunque quede una supervivencia muy dura a punta de paliativos, jodido y jodiendo a los familiares—, o cuando ya ni uno mismo está confortable dentro de sí, por las razones que sean. Creo que es un derecho inalienable que no tiene por qué ser discutido y reglamentado por los congresistas, ¡válgame Dios!, personas del común elevadas a la altura de filósofos y científicos en honor de unos votos muy seguramente comprados, en su mayoría, lo que los inhabilita para toda discusión ética.

La vida nos pertenece a cada uno de nosotros, somos los que la sentimos, cargamos, gozamos o sufrimos, es algo real e independiente de cada cual, aunque lo matizamos con nuestras creencias religiosas, familiares y culturales, lo cual también es un derecho puesto que responde a una decisión voluntaria de cada quien con cuál norma auto rige el hecho mismo de subsistir”.

“Estoy convencido de que Lola no se suicidó”: Henry Forero

Una vez se produjo la salida de Lola Salcedo de El Heraldo, su gran amigo, Henry Forero, la invitó a unirse al noticiero radial del Sistema Cardenal, en compañía de Víctor López Aroca. Todas las mañanas, Lola intervenía con sus píldoras punzantes, sección que estaba patrocinada por la empresa Tecnoglass, en cabeza de uno de los mayores admiradores del talento periodístico de Lola Salcedo, Cristian Daes.

Con profundo dolor, Henry Forero le contó a Impacto News los últimos momentos compartidos al lado de la experimentada periodista:

“Lola vivió por muchos años en el edificio García, por el aumento de contagios a causa del Covid-19, decidió mudarse cerca al mar, buscando tranquilidad y seguridad para su salud, razón por la cual alquiló una casa en Pradomar, en el sector de las playas del Country, donde vivía con varios adultos mayores. Lola Salcedo era una mujer que espiritualmente estaba muy bien, tenia su cabeza centrada. Una persona que practica el yoga, difícilmente toma la decisión de suicidarse”, afirmó.

En efecto, Henry Forero recuerda que el 31 de diciembre y el 1o de enero, habló con Lola sobre la coordinación de las próximas intervenciones en el noticiero Cuarto Poder Radio que se transmite de 6:00 a 8:00 p.m. por La Voz de la Costa y en streaming video por la red social Twitter. 

“Listo, primo, el 12 de enero volvemos al aire. Dile a Elvis Martínez que en estos días grabamos mis intervenciones”, me dijo por vía celular. La noté tranquila, activa, contenta. Lola era una mujer muy generosa, tanto que en fin de año le regaló a nuestro asistente técnico la suma de $100.000 como cuelga de Navidad. Para mi, las publicaciones de Lola en Twitter no son mensajes premonitorios, era parte de su pensamiento. Estoy convencido de que Lola no se suicidó”, expresó Henry Forero.

Lola Salcedo nació en el barrio El Prado de Barranquilla, de lo único que sufría era de alegría como lo manifiesta su hermano Gregorio Salcedo:

“Mi hermana era una mujer sana, la noche anterior a su fallecimiento hablamos y la noté contenta, como siempre. Lola nos contaba que estaba feliz de vivir en Casa Nabila Hostal Yoga, en Pradomar. Allí, convivía con una comunidad muy bella, su forma de vivir era espartana. Por decisión familiar cerramos sus perfiles en las redes sociales de Twitter y Facebook para evitar tanta especulación y desinformación. Pedimos respeto por la memoria de Lola, las causas de su muerte aún están por esclarecerse. Esa información de que mi hermana se inyectó un veneno nos ha parecido irrespetuosa, en su habitación había una jeringa que ella usaba para matar hormigas, nos duele leer tantas  falsedades publicadas en la prensa que no corresponden a la realidad. La palabra final la tendrá Medicina Legal”, expresó.

Casa Nabila Hostal Yoga

Por su parte, Víctor López recuerda a Lola Salcedo como una mujer leal. “Cuando Henry se retiró del Sistema Cardenal, le pedí a Lola que se quedara en nuestro equipo de periodistas pero fue enfática al afirmar que acompañaba a Henry donde él estuviera”.

“Sólo el Periodismo salvará al Periodismo”

A causa de la pandemia, muchos periodistas han quedado desamparados, desempleados, sin ingresos económicos, sin programas de radio al aire, desprotegidos, sin acceso a una seguridad social y vulnerables a la depresión.

La crisis generada por la pandemia del COVID-19 ha resutado estresante. Las medidas de salud pública, como el distanciamiento social, pueden hacer que las personas se sientan aisladas y en soledad y es posible que aumente el estrés y la ansiedad. Los expertos alertan que las tentativas de suicidio se dispararon con la pandemia. En España, país muy golpeado por el Coronavirus, cada día mueren por suicidio diez personas y otras muchas lo idean o lo intentan.

En diálogo con el portal Extranoticias, la reconocida psiquiatra, Astrid Arrieta, expresidenta de la Sociedad Colombiana de Psiquiatría, expresó que en Colombia no existen políticas públicas por parte del Gobierno Nacional y mucho menos de los entes territoriales para enfrentar la nueva realidad que vive el mundo, con un número cada día más creciente de personas con desequilibrios causados por el encierro, la incertidumbre y las precariedades económicas. “Al final de la pandemia todos terminaremos tocados”, expresó la psiquiatra.

Urge agremiar a nuestros periodistas locales y para ello hay que hacer periodismo en defensa del periodismo. “En Barranquilla y el Caribe los periodistas estamos huérfanos, como colegas perdimos el horizonte de la unión, de la hermandad. Pareciera que estuviéramos en una selva, a diferencia de otras ciudades en donde las agremiaciones se preocupan por el bienestar de sus periodistas”, afirmó Víctor López.

Que sea la hora de unir nuestras fuerzas para el beneficio común de nuestros hermanos periodistas. Así como debatimos públicamente sobre todos los sectores del país, debatamos y no ocultemos nuestras problemáticas del periodismo local. 

Es de vital importancia transformarnos en periodistas digitales para volver a ser competitivos en esta nueva era de las comunicaciones. Tocar las puertas gubernamentales y privadas para la realización de constantes capacitaciones, para evolucionar y adaptarnos a los cambios y a las nuevas formas de crear contenidos informativos y su comercialización.

Unámonos y recordemos a Lola Salcedo por cómo vivió y no por cómo murió.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

DEJA TU COMENTARIO

error: