impactonews.co

Abdón exboxeador (2)
Impacto News

Impacto News

Boxeando contra la vida: Abdón Peralta sueña con reconstruir su casa

El exboxeador ecuatoriano pide ayuda al Estado para obtener la nacionalidad colombiana. La casa en la que vivió por 30 años está destruida, y para registrarla a su nombre necesita legalizar su situación en el país.

Por: Laura Rocco

Con un amor incalculable por Colombia, país que lo vio llegar hace más de 5 décadas, cuanto era un joven de tan solo 22 años, Abdón Peralta Ramírez, exboxeador que disputó en la categoría mosca y peleó numerosas contiendas en esta nación, hoy tiene una batalla de cual desea salir victorioso: conseguir la nacionalidad colombiana y ver su hogar reconstruido.

Abdón Peralta Ramírez a sus 72 años.

Peralta arribó al país en 1970, siendo un soñador lleno de energías y ganas de pelear contra el mundo demostrando su talento con los golpes. Su nombre no pasó desapercibido, gracias al impulso del promotor Filemón Cañate llegó a Cartagena y desde ahí empezó a librar varias peleas en muchos rincones del territorio colombiano.

Hace 30 años se radicó en Barranquilla, la ciudad en la que decidió pasar el resto de su vida. Abdón quedó descrestado con las calles de esta calurosa Puerta de Oro, que lo hipnotizó y lo hizo sentirse como en su natal Guayaquil.

Una fuerte tempestad destrozó su hogar: solo tiene en las manos su cédula y el pasaporte vencido

“Ayúdenme en este proceso, quiero tener la nacionalidad colombiana. Yo le envío un saludo muy especial a la gobernadora Elsa Noguera y al alcalde Jaime Pumarejo y les pido de caridad que me ayuden, de todo corazón; les agradecería por siempre”, expresó Abdón con una voz que entremezclaba la ternura, el miedo y la incertidumbre.

Casa de Abdón en el barrio El Santuario de Barranquilla

Peralta Ramírez llegó a pelear contra grandes boxeadores como Sugar Baby Rojas, Álvaro López y Prudencio Cardona, también, viajó a Caracas, Venezuela, para luchar contra otros hábiles del deporte. Cuando volvió a Barranquilla, le compró su casa a Osdel Escorcia, antiguo propietario, quien ya falleció.

La vivienda quedó a nombre del anterior dueño y aunque de todos modos pasaría a ser posesión de Abdón por las décadas que ha permanecido en ella, para definirla de su propiedad necesita primero legalizar su situación en el país y obtener la nacionalidad colombiana.

“La casita, le pido a la gente y al alcalde que me ayuden con la casita, y también que me ayuden para poder comer, no tengo nada de ropa, y necesito una silla de rueda para poderme trasladar de un lugar a otro”, pidió Abdón a los barranquilleros.

Jorge Noguera: un ángel en su camino

El gestor social barranquillero Jorgue Noguera Beleño lleva 8 meses liderando iniciativas, en medio de la pandemia por COVID-19, para ayudar al exboxeador.

“Él vivía solo en el barrio El Santuario con 2 animalitos, hace 8 meses me llamaron y cuando vi que vivía en unas condiciones paupérrimas tomé la iniciativa y lo sacamos de allí”, contó Noguera.

Con la ayuda de otros ciudadanos, el gestor logró arrendarle un hogar a Abdón; no obstante, los recursos se acabaron y el ecuatoriano tuvo que volver a la casa en El Santuario.

Afortunadamente, Juan David Muñoz, ‘Juanda Caribe’, también apareció en su vida y se ofreció en ayudar al hombre para hacer más amena y llevadera su realidad.

Interior de la casa del exboxeador, estado actual.

La casa donde vivía Abdón se encontraba en malas condiciones. A raíz de un torrencial aguacero que cayó en Barranquilla hace pocos días, la estructura colapsó.

“Cuando lo sacamos de la casa solo pensamos en salvarlo a él por el mal estado de la vivienda, por lo menos logramos hacerlo antes de que colapsara. Toda la ropa y lo que tenía ahí se perdió”, manifestó Jorge Noguera.

“Barranquilla es como Guayaquil, mi ciudad natal”

Aunque Peralta dejó de boxear en 1985 sigue teniendo 2 estrategias contundentes para luchar contra la vida: un corazón abundante de amor y una memoria prodigiosa con la que deslumbra a cualquiera que se disponga a escuchar los relatos de su memoria.

“Yo vine a Colombia porque me trajeron a pelear, recuerdo que cuando llegué estaba el presidente Carlos Lleras Restrepo, eso fue en el año 1970. Yo antes boxeaba, y cuando llegué a esta ciudad dije “Barranquilla tiene un parecido a Guayaquil de donde soy natural y donde también nacieron mis papas””, recordó Abdón Peralta.

Abdón y el gestor social Jorge Noguera.

De manera sorprendente recuerda los nombres de muchos presidentes, al igual que numerosos sucesos históricos del país y la ciudad, tal como la inauguración del Puente Pumarejo, el 6 de abril de 1974 hecha por el presidente Misael Pastrana Borrero.

“Mi señora, Helena Rosa, que ya falleció, era de Barranquilla, por eso le cogí mucho amor a este país y a la ciudad, aquí formé un hogar con ella, y también conocí a la mamá de mi hija. Yo iba y veníaa Colombia, este país bonito donde la gente es amable y muy alegre”, relató el exboxeador.

Abdón se comprometió en primera instancia con Teresa Abello Hernández, con quien tuvo una hija, llamada María Teresa Peralta Abello; pero su relación parental con ella no fue muy estable, debido a los numerosos viajes que debía hacer por su carrera en el boxeo, y al hogar que formó con Helena Rosa de Oro.

En enero de este año María Teresa, quien vive en República Dominicana, se reencontró con su progenitor a quien no veía desde hace 28 años, y se mostró dispuesta a apoyarlo en su compleja situación.

Abdón está alojado en una casa arrendada.

“El hombre no tuvo una persona idónea que lo guiara, mucha gente lo engañaba y le pedía los papeles pero nunca lo ayudaron, él acepta que era una persona ignorante y no supo cómo hacer, además, tenía miedo de nacionalizarse y no poder volver a su país”, explicó Jorge Noguera.

Lo fundamental en estos momentos es lograr la nacionalidad de Abdón, que con tantos años viviendo en el país, ya es tan colombiano como cualquiera nacido en él.

“Ya lo llevé a Migración, le hicieron un registro, pero para no dar tanta vuelta y trámite, unos abogados me dijeron que con la expedición de una carta de naturaleza sería más rápido”, aseguró el gestor social.

Noguera pide a la ciudadanía “ponerse la mano en el corazón” y ayudar con lo que les sea posible, comida, ropa, silla de ruedas, recursos económicos, con el fin de apoyar a este colombiano de corazón, que hoy con humildad, amabilidad y angustia necesita de la ciudad que le abrió los brazos.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

DEJA TU COMENTARIO

error: