impactonews.co

D95CB47D-9D11-4EA6-BCFE-AE52DD7DA522
Impacto News

Impacto News

¿Vas para Venezuela, tú estás loco?

Por: Sergio García.

Esta frase retumbó en mis oídos a lo largo de 10 horas de camino por tierra para llegar a Maracaibo. “Eso está muy peligroso, allá no hay nada”, fueron las palabras que escuché decir a las pocas personas que les conté sobre mi travesía.

Es indudable que hace unos 3 años Venezuela pasó por el peor momento de su historia, desabastecimiento de alimentos, de medicinas, de combustible. Ante la crisis, millones de venezolanos debieron emigrar a buscar alimento en otros países.

Por razones políticas Venezuela sufre un embargo internacional de grandes proporciones que ha afectado a sus habitantes, a la economía y su comercio.

Si en algún momento, ese embargo se diera en Colombia, de seguro morirían por hambruna muchas personas y los mayores afectados serían los residentes de los barrios más pobres del país.

Pudimos cruzar la frontera y superar las 15 alcabalas (puestos de control) que hay para llegar a Maracaibo. La seguridad es extrema, cientos de integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana, fuertemente armados, incluso con tanques de guerra a sus lados, supervisan el paso de cada persona.

Puente sobre el río Limón

Pasamos por las tierras áridas de Paraguachón, Paraguaipoa, el puente sobre el río Limón y sus palafitos que me hacen recordar nuestra Ciénaga Grande. 

Luego de muchos años, vuelvo a tener frente a mi la imponente estructura del puente sobre el lago Maracaibo. Sus 8 kilómetros de extensión me hacen devolver a mi niñez, pues mi madre decidió con toda la familia residenciarse en Caracas, Venezuela, en los años 70’s, cuando el Bolívar era oro, cuando por un ‘bolo’ llegamos a recibir hasta 17 pesos colombianos.

Venezuela le abrió las puertas a mi familia materna, este país hermano ha sido, quizás, el más solidario de Suramérica. No existe un colombiano que no tenga un familiar o un amigo cercano venezolano.

Esta reflexión responde a las primeras críticas recibidas en redes sociales luego de publicar la primera fotografía en la frontera.

Hotel Oceanía en Maracaibo, estado Zulia, Venezuela

Estoy instalado en el hotel Oceanía, encuentro un gran número de trabajadores, vestidos impecables y con la atención al cliente que caracteriza a los venezolanos. Pido la clave del Wi Fi y funciona perfectamente. Estoy conectando para compartir a través de Impacto News esta experiencia periodística.

Pasadas las 10:00 de la noche marco el citófono y con pena le comunico a la señorita de la recepción mis deseos de cenar algo. “Perdóneme la hora, dónde puedo pedir algo fuera del hotel para cenar? -Caballero, el restaurante del hotel funciona las 24 horas”, me responde. Bajo al primer piso, pido una ensalada César y un jugo de parchita (maracuyá). 

Sumado al reto de mostrar la realidad de la Venezuela de hoy, está el volver a probar un ‘Pabellón criollo’, tomar chicha El Chichero y comer pan francés para revivir los sabores de mis días de infancia y adolescencia.

En las próximas horas haremos el primer recorrido, nos informan que Venezuela se encuentra en ‘semana radical’ y que gran parte del comercio está cerrado para combatir la pandemia del COVID-19.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

DEJA TU COMENTARIO

error: